Protección de Datos en Franquicias

El modelo de franquicias se ha difundido a lo largo y ancho de México desde finales de los 80s y ha sido bastante exitoso. Datos de la Asociación Mexicana de Franquicias indican que al 2012 habían 1,300 franquicias, de las cuales 500 estaban realmente activas, facturando unos $85,000 MDP anuales, empleando directamente a más de 700,000 personas.

La distribución de esas 500 franquicias muestra una agran atomización, ya que en el 85% de los casos no les fue posible definir el número de unidades por franquicia. Ese universo de franquicias se distribuía en sectores de alimentos y bebidas, comercio y servicio especializados, tecnología y comunicaciones, cuidado personal, salud y bienestar, servicio automotriz, educación y capacitación, entretenimiento y recreación, servicios financieros, casas de empeño, etc. Todos ellos sectores que llevan a cabo el Tratamiento de Datos Personales en términos de la ley de la materia.

La pregunta práctica en las mentes tanto de franquiciatarios como de Titulares de Datos Personales es ¿a quién le corresponde establecer el cumplimiento normativo en materia de datos personales para cada franquicia? El hecho indudable es que cada franquiciatario, ya sea persona física o moral, sería el Responsable del Tratamiento de los Datos Personales de aquellos Titulares a quienes provea los bienes o preste los servicios de la propia franquicia. ¿Pero debería cada franquiciatario, por si mismo, redactar su propio Aviso de Privacidad y Políticas de Privacidad, establecer sus propias Medidas de Seguridad y capacitar por su cuenta a su personal?

La Ley de la Propiedad Industrial prevé que una franquicia consiste en el licenciamiento escrito de una marca,  y la transmisión de conocimientos técnicos o la provisión de asistencia técnica para que a quien se le concede pueda producir o vender bienes o prestar servicios de manera uniforme y con los métodos operativos, comerciales y administrativos establecidos por el titular de la marca, tendientes a mantener la calidad, prestigio e imagen de los productos o servicios a los que ésta distingue.

En tal virtud faculta al franquiciante para tener injerencia en la organización y funcionamiento del franquiciatario en la forma y medida necesaria para garantizar la observancia de los estándares de administración y de imagen de la franquicia conforme a lo establecido en el contrato de franquicia, mismo que, entre otras cosas, debe prever las políticas de inventarios, mercadotecnia y publicidad.

El Reglamento de dicho ordenamiento obliga además  al titular de la franquicia a proporcionar a los interesados diversa informacion que incluye los tipos de asistencia técnica y servicios que el franquiciante debe proporcionar al franquiciatario, y las obligaciones del franquiciatario respecto de la información de tipo confidencial que le proporcione el franquiciante.

Ahora bien, la Ley Federal de Protección de Datos Personales prevé como excepción al Principio del Consentimiento en Transferencias de Datos Personales la posibilidad de que la transferencia sea efectuada a sociedades controladoras, subsidiarias o afiliadas bajo el control común del responsable, o a una sociedad matriz o a cualquier sociedad del mismo grupo del responsable que opere bajo los mismos procesos y políticas internas.

El punto fino a ese respecto sería si la estructura de franquicia correspondería a una de las formas reconocidas por el derecho mexicano como aquéllas que confieren control de una persona sobre otra, o bien que establecen la afiliación entre personas morales.

Un punto adicional es el hecho que el Reglamento de la LFPDPPP y los Lineamientos del Aviso de Privacidad prevén que entre los elementos para la observancia de los Principios de Información, Finalidad y Lealtad en su caso se deberá incluir entre las Finalidades del Tratamiento en el Aviso de Privacidad las relativas al Tratamiento para fines mercadotécnicos, publicitarios o de prospección comercial que lleve a cabo el Responsable, aspectos sobre los cuales se expuso el franquiciante puede tener injerencia conforme a la Ley de la Propiedad Industrial.

Por tanto el hecho es que la uniformidad facilitada por el franquiciante en la implementación del cumplimiento normativo en materia de protección de Datos Personales entre los franquiciatarios de una misma franquicia ofrecería a estos mayores facilidades y ventajas, asegurando además la mejoría de la imagen de la propia franquica al evitar asimetrías entre el Tratamiento realizado por cada franquiciatario individual, fomentando con ello la confianza de sus clientes o consumidores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Compliance Report

Compliance and Ethics Powered by The Red Flag Group

TechCrunch

Startup and Technology News

Xavier Ribas

Derecho de las TIC Corporate Compliance

mkaz.com

Marcus Kazmierczak

Take To Task

Analyzing the Nonsense

Business & Money

The latest news and commentary on the economy, the markets, and business

CIDE-Comunicación

Canal de difusión con los medios.

Martha Salamanca Docente

Blog de TICs, Redes Sociales y Multimedia Educativo

Devil's Advocate Crib

Just another WordPress.com site